Gruyere no esta en Francia…



Maripost muy fotográfico (viva la era digital).

Al día siguiente no nos despertamos a las 8… más bien a las 10. Que casi es la hora de comer por las suizas, claro.

Teníamos plan: ir al Military Megastore! El Carrefour de la ropa y complementos militares… Como molaba, desde la fiambrera hasta el chubasquero pasando por mil cosas más…


¿Que si compramos algo? Pues… estooooo… no, nada…


Y desde allí, mientras despejaba el día y salía el sol, nos dirigimos hacia el cantón de Friburgo, con unas vistas de las montañas desde el valle que eran impresionantes… Por cierto, que Heidi está en la zona germana, así que no esperéis verla.


¡Mierda! Me acabo de dar cuenta de que también hice fotos con la cámara de fotos y no las he descargado… Voy a ello…

Ya está… Más fotos del camino, que incluyeeeen… la foto de la empresa de un blogger al que le encanta chincharme… Hagan clic para ver la cuarta afoto grande.





Después de un paseín viendo conductores atroces que no utilizan el intermitente salvo por equivocación o por joder, llegamos a la maravillosa ville de Gruyère (atención, puede contener trazas de lactosa y castillo). Yo, que soy muy ignorante, flipé, porque siempre había pensado que Gruyère estaba en Francia…


¿Y dónde fuimos a comer? Pues al sitio mejor y más chachi donde se puede comer en Gruyère, con ese sabor (a queso) tan incomparable… Yo me fio total de mis anfitriones, como podéis ver… (nótense las zagalas)


Ahora la pregunta del millón: qué comer en Gruyère… Pues muchas cosas, pero básicamente estábamos en la cuna del célebre queso y lugar de nacimiento de laaaaa… ¡fondue! Asín que eso pedimos, con un vino blanco muy suave (nada que ver con un Rueda, por poner el toque pedante) que entraba muy bien, y sabía bien, claru. Y mientras esperábamos, pues nada, unos entrantes de una especie de cecina de vaquita con pepiniglios y ceboglietas…


Y por fin la cosa buenabuena, la cazuela fundida de queso, donde no sólo se sumergen pedacitos de pan si no también minipatatas… Hummm!... Qué ico!


Todo sobre mantel… Claro…


Y si dudabais del regusto del local, pues observad… Pintoresque, eh? Oui, oiu… Y qué bien avenidas las ociosas zagalas de la villa.



Y con unas moras del bosque y una nata más espesa que una película de la Nouvelle Vague, rematamos la comida… Claro, que es posible que la cantidad de grasa ingerida hiciese que nuestros sentidos no viesen las cosas claras… es lo que tiene el empacho sin siesta, que hace que te tomes un café un una cafetería local y creas que te va a salir un alien por el estómago (pobre John Hurt, qué acidez tuvo que tener…)


Pero esto es cosa de otro maripost, que este es ya larguito y pesado y me va a dar la medianoche y aún no he subido las afotos… ¡Horror!

15 comentarios:

  1. La explotación infantil y más a estas horas es delito.
    Deja ya ir a dormir al pobre niño que te haya redactado el post!

    ResponderEliminar
  2. Subyugado estoy con las típicas gruyerescas. ¿Les paga alguien por vestir así?

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero un mantel de esos!!!
    :D

    ResponderEliminar
  4. ¿Ropa militar?!, comprasteis granaditas y balas también?!
    Molt fort, no sabía que tú en la intimidad ibas así... jajajjaja

    La fondue me encantaaaaaaaa!!!, que envidia, probar una original.

    ResponderEliminar
  5. Esto de que estés obsesionado conmigo hasta estos extremos empieza a preocuparme...

    (espero que cogiéseis bien la dirección de ese bar, ejem)

    ResponderEliminar
  6. Necesito saber que hay en esas bolsas de ropa...

    ResponderEliminar
  7. Yo aún no me he repuesto de eso de la tienda militar.
    ¡¡¡Fotos de las compras ya!!!

    ResponderEliminar
  8. ¿Y la ciudad también está llena de agujeros? ¿o el Gruyere es el que está lleno de moho? ¿ein? Que no maclaro.

    ResponderEliminar
  9. P(l)uta! Tú sí que tienes delito XD

    Córred! Nacen vestidas, hombre!

    Nils! Ligero como un piano cayendo de un décimo...

    RMN! Te mando la afoto? :D

    Peritón! Las armas las llevábamos puestas, juas! Yo en la intimidad... pues ya sabes, en catalá, jisjisjis... Y sí, la fundida estaba de muerte Y resurrección.

    Sota! You wish...
    (si, claro)

    Sr.Q! No desees cosas así, que se hacen realidad! XD

    Di! Juas! Con lo que sois los de la moda, miedo que da...

    Maggie! La ciudad está llena de agujeros, pero los rellenan de queso, no creas...

    ResponderEliminar
  10. Alucino con la cafetería alien, ideal para comer hasta reventar, oiga...

    ResponderEliminar
  11. Sabía de una cafetería diseñada al estilo Gyger (se escribe así?) pero no sabía que estaba precisamente en Gruyere!!! Es que no le pega nada, vamos.
    Yo también he alucinado con lo de la tienda de ropa militar. Hay de eso por aquí? Joer, voy a montar una, que me forro!
    Y nada, que ya sabes, lo de siempre, mucha envidia y tal.
    Besicos.

    PD: En la última foto he leído "manifiéstate" ... dios, estoy muy mal, muy mal ...

    ResponderEliminar
  12. Aissshhhh que mala es la envidia Ottito, de verdad... y sólo estás a mediados del sábado, si que hicimos cosas no?

    ResponderEliminar
  13. oye....vamos vamos... que lo aprovechaste bien aprovechado verdad?

    ResponderEliminar

Aunque ya no se lleva nada, puede comentar después de la señal, por favor. Le contestaré lo antes posible. O no. Gracias.
Piiiiip

LEAMOS, AMIGAS

Creative 

Commons License
OTROMARIBLOG creado por Otto Mas bajo Licencia Creative Commons 3.0 España por la cual la presente obra queda sujeta a reconocimiento público en caso de uso, quedando prohibido tanto su uso comercial como la generación de obras derivadas de la misma. Sobre el material audiovisual y/o marcas registradas utilizados poseen derechos de reproducción sus legítimos propietarios. All third party material, i.e. text, pictures, graphics, audio, video and trade marks, belongs to its legitimate owner

© 2007 All rights reserved.