Beber, beber…


Este finde me he bebido lo más grande… y no, no quiero decir que me haya bebido a Rocío Jurado.

El viernes tuve cena en un japonés que estéticamente resultaba muy atractivo y luego era un puto infierno. Como no me gustó nada, un día de estos escribo un pasquín contra el lugar. Después, nos fuimos al barrio y nos pusimos a beber, en plan socialización, claro.


El sábado también tuvimos cena, mucho mejor, en Wagaboo, dentro de nuestras noches del plan de integración del heterosexual en las que salimos con gente hetero, por el barrio, eso sí. Son gente normal y todos deberíamos tenerlos como amigos: tienen sentimientos, disfrutan, sufren… ¿qué más da con quién se acuesten? Vale que al principio es un poco fuerte ver cómo un tío y una tía se comen la boca, pero bueno, si no hacen mal a nadie…

El caso es que aprovechamos las últimas horas de buen tiempo y nos fuimos al Nike (un rapidito) y luego al 51 donde las copas siguen valiendo lo que deberían y donde me di cuenta de que mi nueva amiga hetero y yo tenemos los mismo gustos… menos mal que ambos tenemos nuestros amorcitos, porque si no nos arrancábamos el pelo como gatas… bueno, se lo arrancaría yo…

Acabamos en Shangay y Lolo y yo nos retiramos, porque yo estoy mayor y el alcohol me empieza a afectar…


Todo esto, que parece el epítome del perfecto alcohólico, viene a un artículo la mar de interesante de uno de los blogs adscritos al Independent (sí, tías, leo prensa extranjera) sobre esa especie de caza de brujas que empieza a haber en todas partes con el alcohol. El pobre líquido de la felicidad está siendo muy demonizado en la pérfida Albión y hay campañas de concienciación que ponen en los baños de bares cosas así como que el alcohol conduce a la práctica del sexo sin protección, violencia, vómito, cardiopatías, enfermedades hepáticas y absentismo laboral… Lo mejor es que están categorizadas por edad: las tres primeras son para los jóvenes y las tres últimas para los adultos.


He de recordar que, a diferencia de aquí, donde el alcoholismo de fin de semana está muy ligado a la socialización, allí se bebe a lo bestia en el pub hasta que te caes y chupas la moqueta mientras te meas encima o, en caso de ser mujer, te caes y muestras tus partes a todos los asistentes mientras, también, te meas encima… ¿No sería mejor educar en el consumo racional del alcohol? Porque está claro que la prohibición no sirve (cfr. EE.UU. 1919-1933).

Paso de ponerme más trascendente, que me da por acordarme de la resaca de ayer y me hace sentir mayor.

Ciudadana anglosajona en todo su esplendor


11 comentarios:

  1. Siempre es mejor educación que prohibicion pero hay cada bestia...

    ResponderEliminar
  2. Vaya, pues me recuerda a la demonización del tabaco aquí...
    Y el tio del Absolut es dios!! :)

    ResponderEliminar
  3. Prohibir no sirve de nada, ya ves lo que pasa con el cigarrillo.
    Si hubiera estado allí habría sido el único casi sobrio: si tomo mucho alcohol de una vez me duermo, literalmente, de pie. Y no es cuestión.

    Como decía en Facebook: así es mi vida social.

    ResponderEliminar
  4. Estás mayor, acéptalo, cuanto antes mejor, te lo digo por experiencia.

    Y a mí me da igual lo que sea cada uno, el que se quiera acostar con una tía que se acueste, lo que me da asco es que tengan que mostrarlo en público, que parece que vayan pavoneándose delante de nuestra cara, joder, retregándonos lo que son, es necesario? Coño, cada uno que haga lo que quiera, pero su casa, que no hace falta que lo veamos todos, hombreya!

    ;-p

    Besicos!

    ResponderEliminar
  5. Ay, yo empecé en la facultad la semana pasada y tuve una experiencia poco gratificante con el alcohol el primer jueves universitario del curso... Por eso he decidido dejarlo (por cuarta o quinta vez).

    ResponderEliminar
  6. q cosas ... ¡¡ hip !! ahhh ehhh ejeeee

    ResponderEliminar
  7. Pues como ya lo ha dicho Shanks, pa' que me voy a repetir...

    (y ojo, que tu y yo seremos viejunos, pero al paso que vamos aún veremos la demonización del café y el chocolate, que son los otros excitantes legales que quedan... Al tiempo)

    ResponderEliminar
  8. Hombre, beber lo que se dice bueno bueno no es, además de que engorda un montón.

    ResponderEliminar
  9. Sonia!
    Si, hija, pero con el neoteoconservadurismo que se nos viene encima, agárrate tú...

    Shanx!
    El Absolut Hunk es dios en carne de pecado ^_^
    Lo del tabaco tiene la cosa mala de que no sólo fuma el fumador, sino los que están a su alrededor sin fumar...

    Lute!
    Es verdad, y lo mismo que pasa aquí con los toros, chico... Pero yo soy muy antitabaco xD

    LAQ!
    Lo sé, lo sé... envejezco xD
    JAJAJA! Muy bueno lo de los heteros xD

    Leo!
    Yo también soy de vodka y no hay cosa mejor

    Joac!
    Yo ya lo he dejado unas 40 veces y, ya lo sabes, no hay manera ;-)

    Rapulsen!
    Hubiese dado cualquier cosa por un hipo en vez del dolor de cabeza :-P

    Sota!
    No, del chocolate no mientras exista Nestlé, ya sabes...

    AdMiles!
    Por eso lo mejor es no cenar antes de beber, pero la moña es casi peor... La carne es débil!...

    ResponderEliminar
  10. Los trusts del tabaco también eran todopoderosos y ponían y quitaban gobiernos, y ahí los tienes... Café y chocolate. Antes de mediados de siglo. Que te lo digo yo.

    ResponderEliminar

Aunque ya no se lleva nada, puede comentar después de la señal, por favor. Le contestaré lo antes posible. O no. Gracias.
Piiiiip

LEAMOS, AMIGAS

Creative 

Commons License
OTROMARIBLOG creado por Otto Mas bajo Licencia Creative Commons 3.0 España por la cual la presente obra queda sujeta a reconocimiento público en caso de uso, quedando prohibido tanto su uso comercial como la generación de obras derivadas de la misma. Sobre el material audiovisual y/o marcas registradas utilizados poseen derechos de reproducción sus legítimos propietarios. All third party material, i.e. text, pictures, graphics, audio, video and trade marks, belongs to its legitimate owner

© 2007 All rights reserved.