Un Finde Completito (y II)



 

Cosas previas. A) El emperador del post anterior es Carlos I/V. Bravo Nils! B) La expo de mi amiga me gustó, pero es que había un cuadro que siempre me ha encantado (obvio el por qué) y ya no pensé en más: Figuras de Romance, de Marceliano Santamaría.

Mi amiga Pepa, creo que ya lo comenté, es ya doctora desde hace más o menos una semana, así que decidí que, no teniendo nada que hacer en mi ciudad, me iba a visitarla a Valladolid y a celebrar su nuevo estatus. Valladolid es una ciudad que está bien, fea pero con mucha gente (la mía es bonita pero con poca gente). El ambiente es un poco superdeprimente a veces, pero te puedes echar unas risas si estás con el humor de acabar en el 1900, aka El 9, o en el Roma, donde un amigo mío pilló algo muy feo en el cuarto oscuro que le tuvo sin follar año y medio. Yo no estaba de humor y además iba sólo con Pepa, y no está bien arrastrar a amigas hetero al ambiente, al menos yendo sólo ella y yo


Decidimos ir a cenar al Niza, que es un sitio estupendo (traducción: comes y no te clavan, y encima es como de diseño) donde se puede comer el mejor carpaccio del país, y no exagero nada… Claro, que tampoco me he pateado el país comiendo carpaccio, pero lo suficiente como para saber que si quieres carne cruda en su punto hay que ir al Niza. Además, el dueño es un encanto de tío. Ni qué decir tiene que es un sitio gayfriendly de esos, así que se llena de modernos, xulos y maricas, y algún otro freak de la muerte… La foto no está muy lograda, porque estaba al laito y no podía ser muy descarado haciendo fotos no estando en la calle, pero creo que para hacerse una idea, servirá (además, la del fondo me giló)


A todo esto, que qué jodido está cenar el finde anterior a la Navidad cuando todo el mundo ha reservado y tiene mil cenas. Así que después de dejar yo las cosas en casa de Pepa (me encanta su casa, me encanta la lámpara de su salita), dirigimos nuestros pasos al Niza a las 20:45. Creo que no he cenado tan pronto en mi vida. El dueño no nos riñó (hay confianza) y nos dejó una mesa que estaba reservada, siempre y cuando no nos entretuviésemos demasiado. Cenamos. Pepa una pasta con salsa de tinta de calamar (demasiado exótico y negro para mi) y yo un carpaccio, como siempre. Estupendo… Y de postre un helado de yogur con frambuesas que se te derretía en la boca… (creo que hace demasiado que no follo).

Nos fuimos a tomar la copa de rigor, que yo sin mi ruso no puedo dormir, y no sabíamos dónde ir, porque estaría todo petadísimo… hasta que nos dimos cuenta de que aún no eran ni las 10 de la noche, claro, así que fuimos callejeando (a pesar de los cero grados) hasta que nos quedamos de piedra en el escaparate de una tienda de fotografía. Hasta se me cayó el móvil, el pobre (ahora parece cerrar mejor), mientras la gente que pasaba delante del escaparate se paraba:


Qué fuerte, eh? Y seguimos, ahora con unas ganas atroces de un trago, hasta que llegamos a La Española, un sitio frente a la catedral en una casa antiquísima de dos plantas y muy muy pequeño. ¿La gente que va? Pues desde megapijos rozando la cuarentena hasta alternativos guarrigrunge de 22. Hacía mucho que no iba y pensé que la decoración era nueva, hasta que vi que una de las ramas de la nueva decoración era una tela de araña enorme: la decoración no es nueva. Las fotos son asquerosas (por no usar flash), pero bueno… Ah, y vi otro heteromirón, más maduro e interesante, al que no le hice foto porque si no ese hubiese sido el día en el que me hubiesen partido la cara por sacar fotos a todo dios…


Y con esas marchamos a casa, que Pepa tenía plan (yo no). Al día siguiente fui a coger el tren. Por cierto ya va a llegar el AVE a Valladolid, y de hecho ahí estaba! Antes que a BCN! Caramba con los castellanos!


Y luego esas cosas que siempre me pasan en las estaciones o trenes, punto de convergencia freak (donde yo también confluyo, claro). ¿Esto del pelo rojo qué era? ¿Carne o pescado? (no me refiero ni a la monja ni a la chica, que me pillaron con tol equipo como se ve)

Pues de cuerpo entero tampoco ayuda, pero era un tío con un peluquero muy cabrón (ahora ya sí me puedes llamar víbora, Mocho)


Y, claro, luego Dios me castigó. Iba yo en el tren, calentito y al sol (intenté hacer un video a lo Nils, pero se ve que si no estás en otro país exótico no sale) y escuchando algún episodio atrasado de La Ventana, muy entretenidito y todo cuando esta señora, tan fina ella…


…me ofreció, con enorme sonrisa…

(Elíjase la que se crea más monstruosa y, por lo tanto, correcta):

  1. Que me sentase con ella porque se sentía sola
  2. Que la acompañase al servicio a satisfacer una duda
  3. Que leyese su ABC con Aznar en la portada


9 comentarios:

  1. Aun a riesgo de vapuleo, a mí me gusta la foto de la boda. Me parece original, bonita, bien estudiada, con la luz justa y diferente. Vamos, que falla el traje del novio, pero no la foto.

    ResponderEliminar
  2. Pos fíjate que, en la Pension, para eso de la cena somos muuuuuucho más europeos. A las 20:30, máximo, ya estamos cenando.

    ResponderEliminar
  3. A mi también me gusta cenar a las 20.00-20.30.
    Me caso e intentan fotografiarme así y monto un pollo que tiembla Roma... sin mencionar las pintas: era carnaval??? Iban de alternativos?

    ResponderEliminar
  4. Joerl, Nils, acabas de sacar esa muñeca de faralaes que todos llevamos dentro? Jajaja! No, es broma. Hombre, el traje es horrendo y el novio tiene una cara poco afortunada para ser prota de la foto, lo que me hace pensar en la cara de la novia, allá atrás, condenada a un ¿cuarto? plano?

    Corredero, taaaan pronto cenáis en Pensión? Hombre, sabiendo cómo es Maggie, no me extraña, porque a pesar de su orientalidad tiene una educación fina y británica... Yo, por lo general, antes de las 2230 no ceno jamás. A veces hasta me da medianoche... qué españolito queda!

    Milacasta, si es que los catalanes, y encima exportados a la Suisse, siempre habéis sido más racionales con la cosa de las comidas. Y, respetando a Nilsito, esa afoto roza lo kitsch, la verdad. Estic amb tu (y ahora mismo voy a leerte en català!)

    ResponderEliminar
  5. A mi también me suele pasar ese tipo de cosas en los transportes públicos y paradas varias. Puede haber 3000 personas, pero adivina a quien vienen a dar la bara, aunque tenga los cascos del ipod puestos? Bingo.

    Y la foto de la boda no tiene perdón, Nils.

    y ole tus huevos de hacer fotos a la gente, a mi muchas veces ganas no me faltan, pero es que ya a veces nos jugamos las bofetadas solo con las miradas, como para ponernos a sacar fotos. Lo hicimos una vez y se nos quitaron las ganas para una temporada.

    ResponderEliminar
  6. La foto de la boda es IMPRESIONANTE

    ¿La señora te hizo acompañarla al servicio? Que cosas pasan en los trenes, jajaja

    ResponderEliminar
  7. Verdad que sí? Un choque para los sentidos. La original medía de ancho como 1'20... Qué fuerte!
    Jajaja, he dicho lo más monstruoso, jajaja!

    ResponderEliminar
  8. Y yo que no he probado nunca el carpaccio ...

    La foto mola ... que era de una boda??? Anda, yo creía que eran un par de elfos en Lorien ...

    Y para qué coño querías tú leer el ABC, no estabas escuchando la radio?

    Besicos.

    ResponderEliminar

Aunque ya no se lleva nada, puede comentar después de la señal, por favor. Le contestaré lo antes posible. O no. Gracias.
Piiiiip

LEAMOS, AMIGAS

Creative 

Commons License
OTROMARIBLOG creado por Otto Mas bajo Licencia Creative Commons 3.0 España por la cual la presente obra queda sujeta a reconocimiento público en caso de uso, quedando prohibido tanto su uso comercial como la generación de obras derivadas de la misma. Sobre el material audiovisual y/o marcas registradas utilizados poseen derechos de reproducción sus legítimos propietarios. All third party material, i.e. text, pictures, graphics, audio, video and trade marks, belongs to its legitimate owner

© 2007 All rights reserved.