Los Libros Prohibidos

Bueno, queridos, en la víspera de Reyes os traigo un post de esos que os gustan, sobre todo a cierto sector de mis lectores a los que les gusta esta animadversión que le tengo al mamarracherío homosexual que tanto y tanto nos invade en los medios...

La nueva corbata de Davidelfín

No sé si instaurar una nueva sección con esta posta, porque no sé si seré capaz de leerme ciertos libros sin que se me abrasen las retinas... pero bueno, mientras espero que alguien me regale algún libro de Abel Arana sobre el chuequerío, os comentaré un par de cosas sobre un libro que ha escrito una amiga mía, muy amiga...
Ironía (fem.) 3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.
Y no, no voy a hablar de nadie llamado ironía, aunque el nombre es bonito... sisisi...

Muchos de vosotros, o nadie, quién sabe, recordaréis con horror, o alegría, quién sabe, mi primera vez en la Cuarta Pasarela (óiganse aquí truenos) o sea, Cibeles de toda vida por mucho que le ponga el Fashion delante o el Mercedes o whatevah se queda igual que la mona aquella. Recordaréis que os hablé de alguien... pues voy a citarme a mi mismo, cosa de pésimo gusto que no debéis hacer jamás... porque de acuerdo con la reglas del buen gusto...:

No haya uno de citarse a si mismo, 
pues denota gran aldeanismo

Bueno, coño, que hablé de este (cítome)...
 
"Si, qué zapatazos de tacón! La cosa es que la MAMARRACHA que lleva estos zapatos es un tío, un tío! Si es que hay que ser ridícula...! Niño! Que Bowie ya se retiró después de hacer eso mismo hace 30 años!"

Luego me enteré de que en ciertos círculos, que aún no sé cuales, era persona celebrada... No le dí más importancia... pensé que estaría en esos años de adolescencia taaan malos que hemos pasado todos, hasta que se metió él y su amiga con unas amigas mías y eso, nena (muévaseme el cuello en plan negra chunga y brazos en jarra), eso es meterse conmigo.

Igualita que yo... pero con pelo

Bueno, pues es Víctor Blanco, muy famoso por llevar tacones (sí, he dicho Víctor) y por ser estilista, o algo... si es que yo soy muy outsider en el mundo de la moda, solo voy a las pasarelas por el drinking kissing room. Bueno, pues ha escrito un libro (sic) sobre lo suyo (no seáis mal pensados, no habla de eso que pensáis...) que es este...


Mira, ¿para qué hablar de medios días habiendo días enteros? Pues porque estoy hasta mis peludas pelotas de gente que va de guay, de wannabe, de-quiero-y-no-puedo-pero-aun-así-tengo-la-cara-de-hacerlo-y-se-descojonen-de-mi cuando no valen nada y cuando sus años de enseñanza obligatoria no les ha servido para escribir bien...

Y seamos sinceros a la vez que crueles y realistas... ¿si has nacido después de 1960 y no te has aprendido lo de las bes y las uves, dieresis, acentos y demás, qué crees que se debe esperar de tí? Pues tonterías y anafabetismos varios...


Qué homofogo me estoy poniendo y qué larga me está saliendo esta posta, joder...

Al grano... he empezado a leerme el libro (tranquilos, no lo he comprado, ha sido fruto de un luciaetxebarriazo, que la gente es muy mala y piratea mucho) y es, simplemente, ininteligible (ahora si el ínclito está leyendo esto irá corriendo al diccionario, supongo)... Todo simplicidad, tendenciosidad y un montón absurdo de anglicismos, que si esto es minimal, que te pongas unos jeans o un blazer, que te hago un outfit, que si tengo olfato trendy... eso sí, luego te recomienda una chupa de cuero. Y tiene una frase genial, porque nos explica que después de trabajar en una firma multimarca (¿El Corte Inglés o Carrefour?) coge y escribe...

"Yo no era sólo un vendedor, me había convertido en un visual merchandising"

Qué visual ni visual! Qué mamarracherío!

Primero, en todo caso, merchandiser, y, segundo, habla de Furest como si hablase de Hermès... y seguro que el último papanatas de vendedor de la tienda Hèrmes del 24 de la Rue du Faubourg Saint-Honoré, París, le da mil vueltas, y sin tacones. En fin... sigo... Después de citar a Dior y Lagerfeld va el tío y se cita a sí mismo... ¿y qué os he dicho de citarse a uno mismoooooo? Pues eso... y atentos a la profundidad de su prosa...
"El estilo no se compra... pero se puede crear. Con esfuerzo y buen asesoramiento, ¡todas podeís ser princesas!"
... ¿Perdona? Jajajaja!... Y eso sin meterme con sus Diez MandaVictors,... uno de ellos es brutal, porque dice que nunca pensarás que un Birkin es un helado ni un pueblo. Birkin es El Bolso... Pues no, mi querido amigo Víctor, Birkin es una actriz que luego dio el nombre al bolso, y podías haber contado la bonita historia del porqué.


La parte más coñazo, y ahí es donde he parado porque estaba a punto de darme un aneurisma cerebral, es en la que habla de la forma de las mujeres, que si relojes de arena y todo ese rollo, pero el las relaciona con famosas, tía, nube... para que te hagas a la idea mejor, poniendo "visualiza a Beyoncé", y luego dice cómo las vestiría él, que es justamente la manera en que visten ellas, ¡jajaja! Eso sí, tiene una cosa muy clara, una revelación sagrada, un arcano desconocido: si eres gorda, ve de negro. Toma ya.

¿Estaré siendo muy cruel? Conmigo mismo digo, porque sólo recordar lo leído es mortal... A ver si sigo y os cuento más cositas la semana que viene, porque yo creo que el libro no ha hecho más que empezar, ¡mwahahaha!

Felices Reyes.

17 comentarios:

  1. Lo que no alcanzo a entender es qué lumbreras en esa editorial decidió que este señor tenía algo que contar y sabía cómo hacerlo.

    Y ya puestos, ¿dónde está el que contrató al lumbreras?

    Es todo un tremendo despropósito.

    ResponderEliminar
  2. en año nuevo en un bar en Roma la misma coas tipos guapos en zapatillas, eso les da altura pero les mata lo guapos, pues a donde vamos a parar!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué tipo más insulso...me moriría de aburrimiento si lo leyera.

    ResponderEliminar
  4. Una cosa te voy a decir, y es que ya está bien de tanto pilates y yoga, yo lo que quiero es que en mi gym pongan clases de "negra chunga"! esos brazos definidos de los movimientos delante de la cara del contrario, ese cuello elaaaastico que de tanto giro, no te saldrá papada en la puta vida! y esa mano en la cadera mientras mueves el torso, tiene que hacer una cinturita...
    Eso quiero! porque yo, de eso otro... no hablo!

    ResponderEliminar
  5. Sólo la portada del libro ya es para que te suba la tensión y te salga una pupa en el labio, ¡qué horror!

    Compartimos animadversiones, pero nunca, nunca leería yo ESO ni siquiera para burlarme... bueno... no sé... para eso creo que sí.

    ResponderEliminar
  6. Si te sirve de consuelo, mira que los zapatos de tacón son malísimos para la espalda, y con las alturas que usa, va a terminar jodida de la escoliosis y encorvada como un tres

    ResponderEliminar
  7. Qué malas sois¡¡¡¡ dejad a la criatura que se exprese¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. ¡Vamos a ver! ¿Pero tu que lees? Si no tienes que leer cuando vas al baño, ¡Cooooño! ¡lee la etiqueta del gel como todo el mundo!. ¿O sufres de estreñimiento cronico y es lo que mejor te va?.
    Solo he oido hablar de la mamarracha por tu blog, pero un hombre, por muy femenino que sea, que se pone esos tacones solamente quiere ser el centro de atención, y por lo que veo lo consigue.
    Un besuco.
    A.

    ResponderEliminar
  9. Voy a ser un poco homofogo: Cuánta mariconería.
    Los tíos no se ponen tacones, a no ser que vayan disfrazados o sean travestis.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y de donde lo has bajado?? Es que busco un buen libro de humor y me lo han recomendado.

    ResponderEliminar
  11. Yo ya sólo con leer lo de "The Last It Boy" en la portada del libro me dan ganas de reír sin parar.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, mientras esperas que te regalen los de Abel, aquí puedes encontrarlos... http://epubgratis.me/taxonomy/term/416

    ResponderEliminar
  13. yo es que sigo sin saber que significa la palabra homofogo

    ResponderEliminar
  14. A mí que se ponga tacones me da igual, oye, que lo mismo se pone de moda, no te digo yo que no, cosas más raras se han visto.
    Ahora bien, por todo lo demás, ole y ole, la crítica, digo. Que un gilipollas es un gilipollas y ya vale de fomentar el gilipollismo, coño. Que estoy hasta los huevos de imbéciles analfabetos que van sentando cátedra. Así es que hay que decírselo, para que se baje un poco (de los tacones o de donde quiera) y se preocupe más de, no sé, formarse en Lengua castellana, por ejemplo. Gilipollas. Venga va, todos juntos: GILIPOLLAS.

    Ains, qué a gusto se queda uno. Gracias Otto!!!
    :-)

    ResponderEliminar
  15. que forma más arrastrada de faltar el respeto.

    ResponderEliminar
  16. Que forma tan rastrera, tan acomplejada y tan gratuita de faltar el respeto, eres un provinciano con muchos complejos y resquemores, soy fan de Victor Blanco y las personas groseras y catetas como tú se pasan por el forro de sexos masculinos, poque SI, aunque llevemos tacones somos hombres VALE? O NO VALE? toma empápate de moda leyendo mi blog, que te hace mucha falta.
    http://www.lavozdejuansilver.com/2012/04/por-fin-tengo-el-libro-de-victor-blanco.html
    ahora resulta que la gente se considera escritora diciendo 4 absurdeces como tú, no te conozco, pero antes de hacer un juicio de valor : abre tu mente, observa, experimenta y aprenderás.

    ResponderEliminar
  17. UMM?¡?' Creo que mejor no opino todo lo han dicho ya.

    ResponderEliminar

Aunque ya no se lleva nada, puede comentar después de la señal, por favor. Le contestaré lo antes posible. O no. Gracias.
Piiiiip

LEAMOS, AMIGAS

Creative 

Commons License
OTROMARIBLOG creado por Otto Mas bajo Licencia Creative Commons 3.0 España por la cual la presente obra queda sujeta a reconocimiento público en caso de uso, quedando prohibido tanto su uso comercial como la generación de obras derivadas de la misma. Sobre el material audiovisual y/o marcas registradas utilizados poseen derechos de reproducción sus legítimos propietarios. All third party material, i.e. text, pictures, graphics, audio, video and trade marks, belongs to its legitimate owner

© 2007 All rights reserved.