6 de noviembre de 2012

Miniguía de Nueva York III

Bueno, el otro día ya vimos el Rockefeller y el Museo de Historia Natural, así que esta vez toca alejarse del mundanal ruido y visitar el estupendo Metropolitan Museum of Art, el museo de arte más grande de  Occidente, fundado en 1870 y con sede en la Quinta avenida, metido dentro de Central Park, literalmente.


¿Qué tiene? Pues muchas cosas, claro, pero lo malo de ser europeo es que estamos muy acostumbrados a las maravillas del mundo clásico, egipcio y... europeo, claro, y es muy difícil que nos impresionen, pero bueno, hay que entrar con la mente bien abierta porque la exposición de las piezas es magnífica, sean estatuas, pinturas, muebles, joyas o habitaciones completas, molduras incluídas.


Al entrar, te dan una chapa que tienes que colocarte en un sitio visible y que sirve para visitar The Cloisters (luego explico qué es) en el mismo día, algo que es literalmente imposible de hacer..., pero ojo a la picaresca, que la chapa cambia de color cada día y no sirve eso de Mari, pilla la chapa que nos vamos a colar. El museo abre, todos los días, a las 9:30 y cierra a las 17:30, salvo el sábado (21:30), y se pueden hacer fotografías en todos los lugares, sea cual sea la maravilla, salvo que se observe lo contrario, sin flash, estando prohibidas todo tipo de filmaciones.


Si se entra por el ala izquierda, te encuentras con el arte grecorromano y etrusco, en todos sus períodos. La parte de escultura es magnífica, como los frescos que allí se conservan, y los sacrófagos son una obra de arte, evidentemente...





Después, seguido a lo clásico, arte africano, que es como de que te sangren las córneas del contraste, y más allá arte mesoamericano precolombino, artes decorativas (que si muebles, espejos, bustos...), un poco todo a lo me cago en diez, incluyendo la reja de la catedral de Valladolid y el patio del almeriense  castillo de Vélez Blanco, armaduras, instrumentos, pintura europea musicales, grabados,








The Cloisters, como decía arriba, está incluído en la entrada del Metropolitan, pero la verdad es que entre uno y otro hay casi una hora de camino en metro, así que hay que programar la visita el sábado, que está abierto hasta las 21:30, porque si no no da tiempo a verlo. Como su nombre indica, Los claustros, es producto de una reconstrucción de la década de 1930 a partir de los elementos arquitectónicos de varias abadías medievales europeas. Se utiliza para exponer el arte y la arquitectura de la Europa medieval.*


El Cloisters, que está cerca del extremo norte de la isla de Manhattan en una colina con vistas al río Hudson, incorporó partes de cinco abadías de clausura francesas. Edificios en San Miguel de Cuixa, Saint-Guilhem-le-Désert, Bonnefont-en-Comminges, Trie-sur-Baïse, y Froville fueron desmontados piedra a piedra y enviados a Nueva York. Entre 1934 y 1938, sus componentes se volvieron a montar en Fort Tryon Park. El área alrededor del centro fue ajardinada con jardines plantados de acuerdo a la información obtenida de los manuscritos medievales hortícolas, y la estructura incluye múltiples objetos de estilo medieval, incluyendo dos hermosos frescos góticos del burgalés monasterio de San Pedro de Arlanza.







Y después de tal empacho artístico, se acaba el día de turismo. Próxima entrega... ya veremos, que hoy, seguramente, habrá que hablar de si el Tribunal Constitucional nos permite ser legales y casarnos si nos da la real gana o no. En los mentideros se dice que es cosa hecha, con 6 magistrados a favor, 3 en contra y dos que parecen no tenerlo claro... pero yo, hasta que no lo vea escrito, no me fío.



* Vía Wikipedia

1 comentario:

Roberto dijo...

Yo cada vez que entro a uno de estos grandes museos una de las cosas que pienso es en la de expolios y trapicheos no legales habidos para que veamos todo este legado de la humanidad.

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails

Lee y calla