Carta Abierta

El otro día, como ya os anunciaba ayer, recibí un correo de un lector, de A.


A. me daba las gracias por el blog, por las historias que cuento, por las particulares y las ajenas, pero con una mezcla de amargura. Siempre he dicho que muchos vivimos en un mundo de fantasía y color en el que todo el mundo está fuera del armario, sale por Chueca y vive su sexualidad con mayor o menor libertad. Siempre he dicho que ese mundo de fantasía y color era justo eso, algo irreal, una suerte de utopía que no representa el mejor ejemplo que se puede dar a otros muchos.

Sigue habiendo muchos homosexuales y muchas lesbianas que aún no pueden enfrentarse a su sexualidad y mucho menos enfrentarse a la sociedad como tales, y no vayamos a pensar que eso sólo pasa en pueblos remotos, cerradas ciudades de provincias, o alejadas aldeas en serranías, no. Eso no sólo ocurre en esos lugares (o no) sino también en el mismísimo Madrid o en Barcelona, porque muchas veces el rechazo o el miedo ocurre en el seno de tu propia familia o círculo de amigos y hay que ser muy fuerte y tenerlos cuadrados para coger y tirar por el camino que queremos... Bueno, pues a mí a veces eso se me olvida y a muchos de nosotros también, conste, que no me pienso quedar yo con toda la culpa, nenas, y siempre pensamos que salir por Chueca es superfácil, tener amigos maricas es superfácil y tener vida sentimental más aún. Pues no, sigue siendo muy complicado y no debemos dar nada por hecho.

Quiero agradecerle a A. que haya tenido el valor de escribirme ese correo, de contar cosas que tiene muy dentro y de decirme lo que pensaba de muchas cosas. No todo lo que muestro aquí es mi yo, muchas cosas están maximizadas y en muchos casos de irasosiá no soy tan radical en el mundo real, sino que uso la bloga para amplificar mi descontento; tampoco voy enarbolando mi sexualidad por todas partes, como en el trabajo o la familia, donde es vox pópuli pero tampoco es que sea un tema del que estar todo el día hablando, como tampoco les pasa a los heteros claro.

Lo cierto es que cada uno tenemos nuestras circunstancias y nuestros momentos, y nuestros miedos e inseguridades, pero también nuestro valor y amor propio y, sobre todo, el respeto a nosotros mismos y a asumir lo que somos. Para nadie es especialmente fácil, aunque lo parezca, porque sólo nos fijamos en el resultado en vez de en el proceso, pero yo animo a todos los que están en su armario particular a echar un ojo fuera, en unas vacaciones, en un finde... ir investigando el entorno y también cómo uno mismo reacciona, y luchar ahí dentro, porque al final la lucha de los homosexuales y las lesbianas no es con los demás, sino con uno mismo, y vencerse a uno mismo es la mayor victoria.

7 comentarios:

  1. Amen (aunque no es una expresión que me guste no encuentro otra tan categórica y que exprese tan bien lo que quiero jejeje)

    Besicos!!!

    ResponderEliminar
  2. Salir del armario y vivir tu sexualidad de manera normalizada cuesta mucho y en la mayoría de las ocasiones requiere un sacrificio enorme. Y una lucha constante y permanente. Pero luego está la satisfacción que tiene uno consigo mismo. Lo cual compensa casi todo.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, solo se trata de "ser muy fuerte y tenerlos cuadrados". Lo demas son excusas que nos ponemos para no afrontar uno de los momentos mas dificiles e importantes de nuestras vidas. Como apunte para los aun armarizados: abandonar el closet no implica aprenderse Chueca de memoria, tener pandilla gay o enlazar un novio con otro; es asunto de cada uno, y decision personal, vivir su homosexualidad como le plazca, pero en ningun caso es un proceso facil. Pueden cambiar las circunstancias, pero para todos fueron circunstancias duras, asi que mi consejo es abandonar cuanto antes la autocompasion y los miedos para asumir una realidad que nos acompaña de por vida. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Cuando vives una situación igual y con el tiempo mira hacia atrás, te das cuenta de todos los errores que uno ha cometido. Si algo puedo aconsejar es SÉ tu mismo, vive tu vida, y no compartas tu intimidad con quien no la va a comprender o respetar, sea quienes sean. El tiempo lo pone todo en su sitio, sobre todo el miedo.

    ResponderEliminar
  5. Ese es el rollo, ser uno mismo y no convertirse en una ensalada de clichés mal entendidos por el hecho de ser gay. Si la normalidad sale de nosotros será mucho más fácil por mucho que nos divirtamos en el Orgullo o en Chueca.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, Otto. Me gustò.

    Saludos desde el sur.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado el post. La verdad es que no es fácil. Depende de un montón de cosas, como has dicho.Yo no escondo que soy gay, pero tampoco lo voy gritando por la calle. Intento (sobre)vivir en una ciudad como madrid, que tal y como están las cosas no está nada mal.
    Ánimo y sigue con el blog.

    J_enlaluna.

    ResponderEliminar

Aunque ya no se lleva nada, puede comentar después de la señal, por favor. Le contestaré lo antes posible. O no. Gracias.
Piiiiip

LEAMOS, AMIGAS

Creative 

Commons License
OTROMARIBLOG creado por Otto Mas bajo Licencia Creative Commons 3.0 España por la cual la presente obra queda sujeta a reconocimiento público en caso de uso, quedando prohibido tanto su uso comercial como la generación de obras derivadas de la misma. Sobre el material audiovisual y/o marcas registradas utilizados poseen derechos de reproducción sus legítimos propietarios. All third party material, i.e. text, pictures, graphics, audio, video and trade marks, belongs to its legitimate owner

© 2007 All rights reserved.