28 de enero de 2013

Ir a una disco y ver fumar...

¡Feliz lunes! Bueno, este finde ha sido tranquilito, aunque la verdad es que tampoco es que hayamos parado mucho, aunque fue peor el finde pasado, que fue un no parar de salir y un beber que no fue normal.

El pasado finde estuvimos en Diamante Club, en la Sala Pirandello, que se pone muy divertida de gente modernuchi y tal, además de ser un sitio grande en el que puedes bailar, subir y bajar y beber a módicos precios, sobre todo porque tienes que pagar entrada y te incluye un par de copas a precios que en Madrid son populares y en el resto del mundo un robo (vamos, 15€ x 2 copas)... 


No era la primera vez que íbamos, pero el otro día nos metimos hasta el fondo, así que pudimos ver a toda la fauna. Yo suelo ser bastante bocas, la verdad, aunque me muerdo la lengua un buen rato antes de empezar a soltarla, y el otro día, a pesar de ir un poco perjudicado por el alcohol, me harté de ver como había unas cuantas personas fumando allí mismo, en la pista, dentro de la sala. Me acerqué, les hice un gesto alusivo y se fueron... a un metro más allá, donde siguieron allí fumando como si nada, como si no supieran que el humo se ve (y se huele, y más si uno es exfumador como yo) como dice el célebre refrán.

Ya se me hincharon las pelotas, que para eso las tengo bien gordas, y me acerqué donde uno de ellos, que esgrimía el cigarro como una buena moderna,...

- Sigue fumando y te largas de aquí
- ¿Perdona?
- Que si sigues fumando te largas de aquí...
- ¡Ja! ¿Y tú quien eres?
- Yo soy alguien que te dice que aquí no se fuma...
- Pues mira, yo trabajo aquí, así que...
- ¡Ah, pues mira, entonces ya sé a quién denunciar...!

Y, con el mismo aire de suficiencia, coge y apaga el cigarro y se va todo digno en plan diva de Hollywood de los años 30...


Yo me quedé muy a gusto y me pensé llamar a la policía pero, como suponía que era una excepción, pasé de todo y seguí a lo mío, de risas, aunque había más gente fumando por las esquinas...

Al día siguiente les avisé vía Twitter a los de @DiamanteClub para que lo supieran y, a la segunda, me contestaron que gracias y que harían por remediarlo. Vamos, palabras vacías porque, según me dijeron mis amigos, que fueron el sábado, allí se fumaba por todas partes, en el interior de la sala, sin control alguno.

Voy a explicar una cosita de la la ley antitabaco con este ejemplo que se ajusta como un guante a lo que ví el otro día: 

* Fumar en los lugares en que exista prohibición o fuera de las zonas habilitadas al efecto:

- Culpables: el fumador y el dueño del local: 

Para el fumador la sanción de 30 euros. Sólo en caso de ser reincidente (hasta tres veces) entrará en la consideración de grave con multa económica de entre 601-10.000 euros. 

Para el local la sanción se considera grave por, como dice el artículo, 19,3.b "Permitir fumar en los lugares en que exista prohibición, o fuera de las zonas habilitadas al efecto". La multa será grave para el local con sanción económica entre los 601-10.000 euros.

Luego nos rasgamos las vestiduras porque no se cumplen las leyes en este país, así que os animo a todos a que si alguna vez veis algo así vayáis a esta página, donde podréis obtener un formulario de denuncia fácil e instrucciones para poder presentar después en cualquier comisaría de policía. Yo lo haré la próxima vez.

Ah, Diamante Club está en la Sala Pirandello, calle Ventura Rodríguez 7. De nada.

23 de enero de 2013

Grandes Maricas de la Historia XX

¡Qué mejor manera de celebrar el año nuevo y más activo de la bloga si no es con una nueva edición de Grandes Maricas de la Historia, ya por la vigésima edición y con su propio enlace y foto en la columna de la izquierda, amigas!

Hoy, ni artista (que es cosa fácil) ni con peluca (vamos, que es posterior al XVIII), pero aristócrata, que no hay nada más británico y victoriano que un buen pedazo de maricón de buena familia como era el político escocés Francis Archibald Douglas, Vizconde Drumlanrig y también, por mérito propio, primer Barón Kelhead, y con mucho revuelo, amigas, mucho revuelo.... ¡y la de cosas que vamos a aprender!

Francis de militar, y con falda como buen escocés

Francis era el hijo John Douglas,  IX Marqués de Queensberry (y creador de las reglas del boxeo), y como heredero de tal honor gozaba de la cortesía de ser Vizconde de Drumlanrig, título que utilizó desde 1856 hasta el fin de sus días. Como porcelana fina que era el chaval, estudió en Harrow, la londinense school de rancio abolengo (fundada con el permiso de Isabel I en 1572, vamos) y, pocos años más tarde, encaminó sus pasos hacia la política nacional, en la que acabó siendo el secretario privado del liberal Lord Rosebery.

Rosebery

Gracias al patronazgo de Rosebery, Francis obtuvo su título de barón de las mismísimas manos de la Reina Victoria en 1893, un título del cual él acabaría siendo el único poseedor antes de su extinción. Y aquí es donde empieza el culebrón... Resulta que Francis tenía un hermano, Lord Alfred Bruce Douglas, escritor, poeta y traductor y...


...monísimo amante de Oscar Wilde, ¿cómo os quedáis? Pues vosotros no sé, pero su padre de los nervios. Y eso que el padre era un pedazo de ateo, razón por la cual jamás pudo prestar el juramento a la Reina para ocupar su sitio en la Cámara de los Lores, algo de lo que estaba muy orgulloso, tanto que se pilló un rebote de campeonato cuando su primogénito Francis (nuestro protagonista de hoy) accedió a la Cámara de los Lores con su recién adquirida baronía. Ya tenemos al padre mosqueado con dos hijos. Nuevo párrafo...

Lord Rosebery llegó a ser Primer Ministro en 1894 y el enfadado padre John Douglas atisbó el momento de acabar con la nefanda relación que tenía su tercer hijo con Oscar Wilde, ¿cómo? Pues básicamente amenazando al Primer Ministro con sacarlo del armario, porque ya que era de todos sabido que era bastante homosexual y que estaba liado con su secretario, o sea, nuestro protagonista de hoy, Francis... FLI-PA. El patriarca estaba convencido de que sus hijos habían sido corrompidos por "Snob Queers like Rosebery", maricas esnobs como Rosebery...

Los dos hermanos, Francis y Alfred.

La cosa no acaba aquí. El 18 de octubre de ese mismo año, 1894, Francis, con sólo 27 años, murió en lo que no se sabe si fue un accidente de caza, un suicidio o un homicidio... quién sabe... una de esas cosas sin resolver tan victorianas. Los títulos familiares los heredó el segundo hijo, Percy Douglas, un hetero cuyo rastro en la historia resultó más discreto que el de sus hermanos: reproducción y cuenta nueva. ¿Y qué pasó con Wilde y Alfred? Pues eso, para otro día.

21 de enero de 2013

¿"Cliché gay"?

Cada día estoy más convencido de que en este mundo 2.0 hay demasiadas voces de gente que necesitaría escucharse o leerse a sí misma antes de escribir, o mejor, que alguien leyese o escuchase a cierta gente antes de permitirles publicar.

Acabo de leer con estupor un artículo de Smoda, la publicación de El País que trata de asuntos de la moda, sobre el "el fin del cliché gay", un artículo de un tal Toni Torrecillas que, básicamente, no sólo no dice nada sino que implica cosas que no me gustan... bueno, tampoco es que quiera exagerar, que no me va a la vida en ello.


Viene a decirnos, todo trufado por esa manera absurda del libro de estilo de El País y su manía de escribir "gais" en plural, que ahora hay gays normales, al contrario de los clichés de antes del gay entrañable, gay superamigo de su amiga soltera o gay que se mata en el gym,... vamos, lo que etiqueta como adorables. Ahora resulta que ahora los gays salimos del armario con mucho poderío, seriedad y elegancia y nos empeñamos en que lo de menos es ser gay... o algo así, o que hay que decirlo o que no hay que decirlo... o qué sé yo...

El artículo no tiene desperdicio porque es el arte de no decir nada con sentido, más allá de que hay maricas célebres, y que salen del armario y que ya no son/somos los atormentados y adorables de antes, ahora somos... somos no sé cómo, porque no lo dice. Sólo dice que es el fin del cliché gay... ¿pero cuál? ¿El de Liberace? ¿El de Rupert Everett? ¿el de Ian McKellan? ¿Rock Hudson? En realidad dice que qué bien, que los maricas ya parecemos heteros, y que vestimos muy elegante.


Y lo más importante: ¿en serio a alguien le han pagado por escribir ese artículo? ¿Hay un responsable que haya dado el visto bueno? ¿No es el artículo un puro cliché? Sin palabras.

15 de enero de 2013

Cristiano homófobo no, más bien humano idiota

Bueno, queridos, los que ya me conocéis sabéis que la corrección política me la paso por mi gran arco del triunfo, ¿no? Pues hoy, más aún...

Ya sé que a algunos os escuece en vuestro fuero interno cuando me meto con los cuentos de hadas, como las Mil y una noches o la Biblia, pero peor es que me meta con los negros, ¿no? Bueno, ya sé que no, que algunos le tenéis mucho apego a vuestra figura de acción preferida... Pero, ¿y si me metiese a la vez con negros y creyentes? Pues sería muy injusto, la verdad, que del cristianismo aprendí que no deben pagar justos por pecadores. Por mí, como si creéis en la encarnación de Pinocho, es cosa vuestra, irracional, eso sí, pero vuestra y estáis en vuestro derecho siempre que no nos lo metáis por los ojos a los demás...




Érase una vez dos cristianos negros (sí, negros), Lillian Ladele y Gary McFarlane, que en otro tiempo su religión les hubiera quitado el derecho incluso a tener alma, que trabajaban una en un registro de Londres y el otro como consejero matrimonial. De momento tienen cosas en común: negros y cristianos. Y como no hay dos sin tres resulta que la una se negó a registrar parejas de hecho del mismo género y el otro se negó a aconsejar a parejas homosexuales, alegando su cristiana fe, la misma que les enseña que Cristo pedía el amor al prójimo.


Evidentemente, y es que en Inglaterra tienen dos dedos de frente de vez en cuando, les despidieron de sendos trabajos y ellos tuvieron los santos óleos de denunciar que se les estaba discriminando... ZAS! La paja en el ojo ajeno, la viga en el propio. Y lo mejor, que esgrimían que era una persecución religiosa! Vamos, que seguro que San Pedro se levantó de la tumba en ese momento con las llaves en plan nunchacos...

Yo sí que os voy a dar discriminación!
Bueno, pues lo de siempre dentro de mi reflexión... que manda cojones que unos negros, que hasta hace dos días eran considerados mierda y mitad, sin derechos y tal, ahora hagan lo mismo que les hicieron (Huys! Israel, Palestina... ¿por qué vienen tales palabras a mi mente?) pero, por suerte, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos les ha dicho que su despido es firme, justificado y punto pelota. Y que se jodan. Bueno, esto último no lo han dicho, pero se joden igual.

Lo que es surreal es que les den a esta gentuza el tiempo y el dinero que cuestan estos litigios estériles cuando hay otros más importantes, azuzados por los lobbies cristiano-conservadores (luego hablan del lobby gay, vamos...) y, como declaraba un miembro del Parlamento Europeo, Michael Crashman, miembro, también del Intergrupo LGTB: “British law rightly protect LGBT people from discrimination, and there is no exemption for religious believers. Religion and belief are deeply private and personal, and should never be used to diminish the rights of others.” O sea, que cree en lo que creas pero en tu casa. Los maricas y las bolleras pagamos impuestos como los normales, así que debemos recibir el mismo trato legal y ciudadano, y si no te gusta y eres funcionario, pues te jodes y pones una mercería en El Vaticano. Eso sí, cuidado con tus hijos.

Y ya. Más info aquí, en Pink News.

14 de enero de 2013

Que trabaje Rita, o no

Ayer, domingo, nos marchamos, después de mucha promoción en toooodas las redes sociales (bueno, no, sólo en Facebook) a una nueva sesión en Charada, la disco de modernas de mierda, al lado de la calle Leganitos, lugar que vio nacer a la célebre Tanqueta...


La sesión dominical, "Que trabaje Rita", tenía buena pinta, y no sólo porque la mitad de todos los contactos de Facebook fueran a ir, sino porque parecía una alternativa al Atril dominical, ese bar tan divertido que será pronto el nuevo Madrid Arena como no controlen el aforo máximo. Se supone que el evento comenzaba a las 8 de la tarde, que para eso es en domingo y algunos trabajamos al día siguiente (al contrario que Rita, según parece), y resulta que llegamos a las 20:30 largas y nos encontramos con una cola imposible a 6º y sin las puertas abiertas y eso, amigas, es un auténtico full en el día en el que inauguras una nueva sesión. Full es mal, es fail y es cortarrollos.


Luego, por fin, entramos, tras pagar el impuesto revolucionario de 2€ por prenda en el ropero, otro full, pero bueno, se compensó con el hecho de que no había tantas modernas de mierda como habitualmente. Que si drags (¿pero los 90 no pasaron ya?), que si algún mediofamoso de medio pelo en plan Pedriño, el de Quién quiere casarse con mi hijo, que si tíos buenos, que si conocidos, que si música de toda la vida con Aviador de Luxe sin que te reventasen los tímpanos (otra cosa de muy agradecer), y en general todo bien, divertido y sin agobios hasta que el alcalde de Marinaleda se puso a pinchar y se puso la cosa más cargadita de escuchar un domingo. ¿Alcalde de Marinaleda? Bueno, en su versión Carlos Diez de Gora ta Gora.


Conclusión: Divertida, recomendable y entretenida para ser una sesión dominical, a pesar de empezar una hora y pico tarde, que es un lujo que uno no se puede permitir en el séptimo día. Habrá gente pretenciosa que se queje, como en todas partes, pero que se vayan a Nueva York a ver qué se encuentran. Y está bien para intercalar con el Atril, aunque hay que admitir que en el Atril hay menos tontería, y eso es bien. Ah, y es una vez al mes. Mensual, vamos. Yo me divertí. Amén.

9 de enero de 2013

¡Feliz Año!

Bueno, buenoooo... y ya 2013, un año con una rima estupenda.

No pienso hacer propósitos de año nuevo porque luego paso total, al menos en lo que tiene que ver con la bloga, así que me conformo con matarme mucho en el gym, hacer cosas nuevas y divertidas, mantener a mis amigos, a los buenos, en especial, claro, y conocer a gente tan buena, agradable y maja como la que conocí el año pasado.

También me meteré mucho con la jerarquía eclesiástica, porque son como niños: gritan y gritan pidiéndote que les des un buen azote para que lloren por algo. Y, mira, para qué tardar...

Resulta que en Nueva Zelanda, donde están en pleno proceso de legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo (o, como diría Ana Botella, entre un humano y un animal, dos hermanos... vamos, manzanas y peras), los tienen muy cuadrados a la hora de afrontar las cosas con raciocinio y sentido común y no le dan importancia ni aprecio a las quejas de una panda de idiotas que se sienten ofendidos por un dibujo en el que aparece Susan bendiciendo a una pareja de maricones... Dicen que es una mofa contra la Iglesia Católica...


Pues si esto es una mofa, comprenderán que para los no creyentes más mofa es que nos intenten hacer creer aún, después de dos milenios, que vírgenes den a luz dioses que mueren pero resucitan mientras se crea una fe formada por un amasijo de culturas y creencias judías, greco-latinas, filosofía socrática y platónica y, sobre todo, muchas fantasías, muchas. Y no os pongáis ahora integristas, que más uno, entre ellos un tío mío, católico, apostólico y romano, hombre de Iglesia, con sus votos y su orden, se muere de la risa cuando le hablan de la virginidad de María y de la infabilidad papal, su jefe...

Bueno, pues las autoridades de Nueva Zelanda que controlan la publicidad y que escuchan las posibles quejas del consumidor, como el caso de un subnormal denunció que le ofendía "como cristiano al representar a dos varones intercambiando anillos como parte de la ceremonia del matrimonio en presencia del Papa... en un intento de dar a entender que la Iglesia Católica y El Vaticano aprueban el matrimonio homosexual a pesar de que no exista una declaración formal de tal hecho", han declarado que ni ofende ni hostias y que así se queda.

Deberían haber declarado que lo que ofende es tanta tontería por parte de una gente que adora a un señor que es supuesto representante de una deidad que se dedica a discriminar a los homosexuales a pesar de que su jefe no se cansó de decir "ama al prójimo" y "quien esté libre de pecado que tire la primera piedra" hasta lo crucificaron. En fin... suma y sigue.


Vía PinkNews

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails

Lee y calla